Los 4 errores más comunes del marketing de contenidos

Marketing de Contenidos: los 4 errores más comunes de las empresas

Fotografía por Alice Achterhof

El marketing de contenidos se ha convertido rápidamente en una parte esencial de la estrategia de marketing general para muchas de las marcas más exitosas en la actualidad. El 84% de las empresas con mayor rendimiento a nivel mundial ya lo están usando o tienen previsto incorporar marketing de contenidos en su futuro cercano.

Pero con esa adopción generalizada viene una gran cantidad de errores. Y es que es fácil encontrar quien hoy en día cree contenidos; pero al igual que cualquier otra táctica de marketing, el marketing de contenidos requiere una gran cantidad de tiempo, planificación y acción coherente para generar rentabilidad real.

Teniendo en cuenta el gran potencial del marketing de contenidos y los grandes abismos y territorios nebulosos que lo rodean decidimos reunir aquí 4 de los errores más comunes que las empresas cometen cuando contratan a especialistas en marketing de contenidos.

4. No promocionar el contenido que se produce

Crear contenido es solo una pequeña parte de la carga de trabajo. Si como empresa decides invertir en un equipo de marketing de contenidos, una agencia o un escritor independiente, debes realizar una inversión completa para promocionar ese contenido. La promoción del contenido comienza cuando tomas las medidas necesarias para que llegue a tus clientes.

No importa qué tan buena sea la calidad del contenido, no será efectivo si no lo promocionas.

Esto se puede lograr desde el contenido si se hace un fuerte llamado a la acción compartir, pero el alcance orgánico de dicha publicación dado el algoritmo actual en Facebook e Instagram, no rendirá frutos sin una inversión promocional.

También puedes usar influencers y crear contenido que les vincule. De esta técnica obtendrás mayores posibilidades de que compartan tu contenido, y acumular una mayor audiencia.

Estas habilidades pueden ser útiles siempre y cuando se tenga en cuenta el crear un fondo para promociones que impulse contenidos y campañas.

3. Centrarse en la cantidad de contenido sobre la calidad

Existen muchas estadísticas que nos dicen que la creación de contenido es importante, como el hecho de que el 60% de los profesionales del marketing crean al menos un contenido cada día.

Pero aquí también está el problema: el éxito con el marketing de contenidos no tiene que ver con la cantidad y sí mucho más con la calidad y la coherencia.

El contenido con mucha calidad se va a compartir con más frecuencia y es de rescatar que muchas marcas sean ambiciosas a la hora de crear contenido para su comunidad, pero crear contenido excelente requiere tiempo y un esfuerzo significativo.

 


Quieres desarrollar tu propia Web, App
o generar contenido para tus redes sociales o blog?
Contáctanos y convierte tu negocio en una idea viral

O conoce todo lo que podemos hacer por ti en Guayaquil, Buenos Aires y el mundo dando click aquí.


 

Sin un equipo sólido para manejar grandes demandas de contenido, seguramente te verás abrumado con todo lo que hay por hacer, seas una marca que recién comienza o una multinacional. 

En este sentido es mucho mejor comenzar lento. Tómate el tiempo de examinar lo que aprendes cada día y luego ajustar tu estrategia y objetivos en función de lo que funciona y lo que no. Antes que exigir resultados a tu equipo, date la oportunidad de experimentar con tu marca y constatar cual es el contenido indicado para tu marca.

2. Estar demasiado enfocado en la producción de contenido

El contenido personalizado producido para una audiencia específica es una tendencia creciente, con el 57 por ciento de los vendedores afirmando que el contenido personalizado es una prioridad para ellos. 

Un gran error que cometen las empresas es quedarse con esta mentalidad y pensar que todo parte de crear.

Tu audiencia ciertamente quiere saber de ti. Es por eso que te sigue en las redes en primer lugar. También es por eso que el 70 por ciento de las personas dice que siempre abren correos electrónicos de sus compañías favoritas.

Los clientes quieren que te involucres con ellos antes de comprarte. Al proporcionar contenido de calidad, tanto original como de los líderes de la industria e incluso competidores, estás posicionándote como una fuente confiable de información. Quieres que tus clientes se mantengan informados manifestando su derecho a elegir, lo que probablemente y gracias a este punto extra, vayan hacia ti. 

4. No estás resolviendo ningún problema

Hay muchas maneras de publicar contenido. Puedes confiar en imágenes y videos. Puedes crear contenido extenso lleno de estadísticas y hechos asombrosos. Incluso puedes producir un video en vivo para interactuar directamente con tu audiencia.

Sin embargo, algunas compañías se enfocan tanto en el valor de producción del contenido que descuidan el aspecto más importante: necesitan resolver un problema.

“En lugar de escribir principalmente sobre tus productos o servicios, concéntrate primero en lo que el consumidor está buscando” dice Joe Pulizzi, especialista en content marketing.

Todo lo que hagas debe girar en torno a la solución de problemas de tu audiencia, y si puedes convertirte en una fuente de respuestas y soluciones, la atención hacia tu marca estará garantizada.

Deja tu comentario